Debate sobre el pasado de la Nación

rajoyEsta semana hemos tenido un debate sobre el Estado de la Nación especialmente relevante. Por un lado, por ser el primero de Rajoy, un presidente que no es precisamente amigo de dejarse ver ante el hemiciclo o las cámaras. Pero por el otro lado, estamos en el ojo del huracán de una tremenda crisis económica, social e institucional. Dicen que este año será el más crudo de la crisis pero los indicadores macroeconómicos consideran que eso sería un exceso de optimismo. En cualquier caso el presidente llegaba salpicado por el escándalo Bárcenas y con una creciente impopularidad en todas las encuestas. El gobierno ha perdido el paso estas últimas semanas y este debate es un momento para intentar recuperar pulso político.
Los presidentes siempre ofrecen medidas nuevas cuando llegan los debates sobre el Estado de la Nación. Este caso no ha sido una excepción. Sin entrar en el detalle, se puede ver dos bloques de medidas. El primero son las económicas (facilitar crédito a las PYMES, extender el plan de proveedores, desgravaciones en I+D o bonificaciones a la contratación de jóvenes). Lo cierto es que casi todas las medidas nuevas sonaban a viejas: Casi todas son compromisos que el PP ya tenía asumido para el año anterior. En todo caso algunas son de poca utilidad, como las bonificaciones a la contratación de jóvenes o creación de un nuevo contrato para ellos. Todos los economistas coinciden en que esas medidas no generan empleo entre los jóvenes, solo aumentan la rotación en el puesto de trabajo.
En el segundo bloque el presidente Rajoy afrontó el tema de la corrupción con la propuesta de un pacto entre partidos, el endurecimiento de las penas, que los delitos de corrupción no prescriban tan pronto, auditorías externas o incorporar a los partidos en la Ley de Transparencia. En suma, el presidente pasó de puntillas por el escándalo que afecta a su partido y se puso en un terreno común de consenso con una batería de propuestas, a primera vista, ambiciosa. Por último, Rajoy anunció una “segunda generación” de reformas estructurales. Nadie podrá acusar de inactividad a este gobierno pero qué cierto es que confunde cantidad y peso. Está bien querer hacer muchas reformas aunque no estaría de más hacer alguna a fondo de verdad. Una reforma cambia los equilibrios económicos y sociales entre las partes, no es simplemente buscar ahorro presupuestario en todos los capítulos. El gobierno no parece distinguirlo.
El intercambio dialéctico con el jefe de la oposición suele ser lo que despierta más expectación en los medios. Aunque Rubalcaba empezó fuerte, lo cierto es que su intervención fue bastante desordenada. También fue sorprendente que no hiciera más sangre con la corrupción o que apelara a la emotividad en temas de desahucios. El eje central de su intervención fue subrayar que hoy estamos peor que hace un año, que el PP ha incumplido su programa electoral  y que las decisiones que ha tomado el gobierno no eran inevitables sino que responden a un modelo ideológico. Todas ellas son verdad, por cierto. Sin embargo, la réplica de Rajoy fue implacable. Se limitó a vapulear inmisericorde a Rubalcaba recordando que ellos gobernaban hasta hace un año y que proponen cosas radicalmente distintas a lo que hicieron ellos. A tal llegó el extremo se llegó que Rubalcaba pidió disculpas desde la tribuna por no haber actuado sobre el tema de los desahucios y reivindicó su “derecho a rectificar” como partidos. El pasado asfixió como una losa la intervención del jefe de la oposición.
Si algo quedó patente en el debate fue que el PSOE no tiene más programa electoral que deshacer todo lo que ha hecho el PP hasta ahora. No tiene otro programa que volver a 2010. Y aunque rectificar las muchas decisiones erróneas del gobierno está bien, el problema es que volver a la era Zapatero no nos saca de la crisis. Eso no es un proyecto de país para dentro de una generación. Solo hubo que ver la salida de tono del PSC cuando el mismo día del debate pedía la abdicación de Juan Carlos I, mientras que el PSOE lo reprendía y sus juventudes recordaban que hay que pedir la III República. Los socialistas no están listos para salir de boxes. Necesitan un proyecto serio y mientras tengan un candidato que sea la cara del gobierno anterior jamás tendrá credibilidad ninguna de sus propuestas.
Entre tanto, IU y UPyD se mostraron más combativas. Cayo Lara criticando con fuerza al gobierno, intentando mostrarse en sintonía con las reivindicaciones de la calle y los movimientos sociales. Rosa Díez con críticas al bipartidismo, llamadas a la regeneración y petición de grandes acuerdos. Ambas formaciones están por el proceso constituyente pero ambas defienden posturas antagónicas sobre lo que habría que escribir en una nueva constitución. Se habla de la reforma y la refundación del Estado, pero es evidente que el PP no está por la labor. Propuestas de máximos para una ciudadanía con la moral bajo mínimos. Creo que este fue a grandes rasgos el debate sobre el pasado de la nación. Que Mariano Rajoy, con los serios problemas de credibilidad que tiene, saliera más crecido que cuando entró debería ser indicativo. Para bien o para mal, hoy no existe una alternativa de gobierno, solo sombras del pasado y un futuro ceniciento.
(Tribuna publicada en el diario “La Rioja” el 24.02.2013)
About these ads
Esta entrada fue publicada en Política, Tribuna. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Debate sobre el pasado de la Nación

  1. Hola,

    Está bien el texto. Yo hicie también un resumen bastante menos “ortodoxo” y político que este, pero más acorde con lo que siento:

    http://larepublicaheterodoxa.blogspot.com.es/2013/02/el-ultimo-acto-de-una-obra-fracasada.html

    Saludos,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s