Voto obligatorio

Estos días le he estado dando algo de vueltas a una cuestión que no es menor en el funcionamiento de nuestro sistema político. ¿Sería positivo que el voto fuera obligatorio? Dado que cada cuatro años, más o menos, somos convocados a las urnas y los elegidos gobernarán sobre todos los ciudadanos, voten o se abstengan ¿No sería deseable que todo el mundo expresara su opinión a través del sufragio? Algunos países recogieron esas previsiones en el pasado, como España hasta 1923, Venezuela y Países Bajos. A día de hoy países como Argentina, Brasil, Perú, Turquía o Bélgica obligan a todos los ciudadanos a acudir a las urnas con grado diferente de intensidad (que puede ir desde multas hasta prohibir el acceso a oposiciones a funcionario). Este debate no es nuevo, y se han planteado tanto argumentos a favor (en particular por Arend Lijphart) como en contra.
A favor se ha planteado que dado que el sufragio es universal, se debería impulsar que su ejercicio también lo fuera. Está demostrado que la abstención se suele concentrar entre las personas con menor nivel de renta, que también suelen ser las de menor nivel educativo. Puesto que estas personas no participan y no configuran el resultado electoral, ello desincentiva a que los políticos dirijan su acción pública hacia ellos. Algo similar, por cierto, a lo que ocurre entre los jóvenes. Si votar es obligatorio, por el contrario, los más desaventajados también configurarán los resultados electorales, y esto hará que los gobernantes también los consideren un activo a proteger. Igualmente, se plantea que el proceso de democrático es un “learning by doing” y que en el momento en que estos agentes fuera del sistema participan pasan a interesarse más por la política y la cosa pública. De hecho, se argumenta el escaso coste que tiene el propio acto de votar, con diferencia muy inferior al que pueden tener otras actividades obligatorias como el servicio militar o pagar los impuestos. Finalmente, los gobernantes electos tendrían un extra de legitimidad derivado de la implicación de la mayor parte de la ciudadanía en su elección, evitando que altas tasas de abstencionismo puedan abocar a una crisis del sistema político.
En contra se han planteado sobre todo dos argumentos, aunque tienen sus réplicas. El primero es que votar es un derecho, no un deber (como lo sería el matrimonio) y que la abstención es una forma de protesta con la clase política. A este argumento se ha respondido que el voto podría ser obligatorio pero existiendo las opciones del voto en blanco o nulo, que capitalizarían esa protesta. De hecho, la abstención no tendría por qué ser una reprobación ya que podría expresar una conformidad pasiva con el sistema. El segundo argumento es que la gente que no tiene ningún interés en al política podría votar aleatoriamente o a opciones populistas. En este caso, se me ocurren algunos argumentos en contra. El primero es empírico. En la mayoría de los casos, las opciones populistas (si el sistema de partidos tiene una mínima institucionalización) suelen correlacionarse con participación electoral muy baja. Al ser opciones minoritarias, suele ser gracias a esta alta abstención que entran en las instituciones. Y segundo, que esta crítica es una expresión de la típica de una concepción elitista de la democracia en la que las cosas van bien mientras la gente tampoco se implica demasiado… Si se da la oportunidad a toda la ciudadanía para votar, no hay razón para pensar que ellos van a tener menos razón que yo en elegir su opción, si entendemos que en democracia debe haber una legítima pluralidad de intereses representados.
Este es, en suma, el debate que me planteo. De momento he encontrado más argumentos a favor que en contra del hacer obligatorio el voto, aunque la cuestión sigue abierta. A efectos prácticos es difícil que se implante en más lugares (menos en España), porque el movimiento parece ir en el sentido contrario. Sin embargo, quizá podríamos empezar a pensar en este tipo de antídotos para eso que llaman la “desafección” hacia la política en vez de, cada cuatro años, lamentarnos de lo poco que van los ciudadanos a las urnas.
About these ads
Esta entrada fue publicada en ciencias políticas, Política. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Voto obligatorio

  1. plopesc dijo:

    Has mercantilizado el blog… ;)

    • kanciller dijo:

      Lopez!

      Me acabo de dar cuenta de que me la han colado. Ahora mismo estoy rastreando a ver como deshabilito estas opciones porque de ninguna manera van a poner publicidad en mi blog… al menos sin mi consentimiento. Jetas!

  2. Samuel dijo:

    …Umm. Me parecen correctos tus argumentos en pro y en contra, aunque en contra del voto obligatorio faltarían algunos más. Y yo como miembro de este grupo inculto que no vota y no obtiene representación, me gustaría proponerte otra manera de encajar a los no votantes y hacer responsable a la clase política de este “problema”. ¿Por qué no ir vaciando el parlamento? es decir, 30% de abstención, 105 señores diputados (chupatintas) menos en el Congreso. Podría ser una posibilidad, o el que no vota por motivos ideológicos, por la ley electoral o la de partidos, o porque no elige a los candidatos que van a ejercer el poder no tiene derecho a nada.

    Por último me gustaría recordar que el tercer problema de los españoles en la última encuesta del CIS es la clase política

    • kanciller dijo:

      Samuel:

      Gracias por tu comentario. En primer lugar, aclarar que no digo que todos los abstencionistas sean incultos pero hay que asumir un hecho: hay una asociación intensa entre bajos niveles educativos/ renta y el abstenerse sistemáticamente a la hora de votar (por supuesto, hacerlo puntualmente puede tener relación con una deterinada competición). Eso, y es mi juicio de valor, es un problema no sólo para el sistema político, también para esas personas que no obtienen representación.

      La propuesta que haces ya la había oido anteriormente pero, la verdad, no me parece muy práctica. Por varias razones. 1) Siempre habría una proporción vacía de escaños, incluso en los países más democráticamente consolidados, porque es imposible logar participaciones del 100%. 2) No sanciona a los políticos, simplemente cambia la aritmética. Imagínate que hubiera una abstención del 99% y hubiera sólo 10 diputados en proporción a sus resultados relativos. Nada cambiaría, simplemente que ahora la mayoría absoluta está en los 6 votos. 3) Lo único que sirve es para dañar la legitimidad del sistema democrático como vía para elegir representantes, con cámaras legislativas vacías, pero no sanciona al reponsable (parcial) dle desapego que es el político. 4) Hasta lo que sé, no se ha realizado en ningún sistema democrático e implicaría asumir que los representantes equivalen a una proporción determinada sobre el total de voto. No es el caso en nuestro sistema electoral, donde la representación se obtiene sobre el total de votos emitidos. Y por último 5) Tener escaños vacios tampoco representa a ninguna de esas opciones “externas” o “disconformes” porque un escaño vacío no da voz a los descontentos con los partidos, o lo que tienen otras ideologías excluidas. Para eso, para que tengan voz, mejor elegir a alguien que les defienda antes que un asiento vacío.

      Y respecto al CIS, añadir tres consideraciones. A) Las encuestas sobre problemas ciudadanos en las encuestas del CIS son tremendamente variables. Si mañana ETA pone una bomba, verás como Economía, Paro y Terrorismo pasan a ser las tres más importantes. Precisamente, el descontento con los políticos se vincula a la incapacidad que se les percibe a la hora de resolver los problemas económicos. B) Aún así, los políticos son el tercer problema a una enorme distancia de los otros dos (81 economía, 46 paro y 16 los políticos), este último casi empatado con otros. y C) Esta pregunta del CIS me parece un desastre de tendenciosa. ¿Quienes son los políticos o la clase política? ¿Zapatero y Rajoy? ¿Todos los partidos? ¿De concejal para arriba? Y más aún, ¿Por qué no se pregunta por si los españoles consideran que es un problema, entre otras opciones, los banqueros, abogados, curas, militares, fontaneros o empresarios? A lo mejor si se planteara esta pregunta con todos los colectivos nos llevábamos una sorpresa…

      Por último, muchas gracias de nuevo por el comentario y por participar en el blog

      Un saludo

      Kanciller

  3. Samuel dijo:

    La ingeniería política y electoral ha evolucionado mucho y muchas son las posibilidades que ofrece. Nos hemos encasillado en que gana la mayoría y gobierna con obligación para todos (cuando esto no es cierto, gobiernan para ciertos grupos sociales y más cuando se acercan elecciones, que son los votos de las mismas).

    Los escaños vacíos provocan en primer lugar un coste mucho menor al bolsillo de los españoles, los escaños vacíos representan un menos número de ingresos a los partidos políticos. Los escaños vacíos si se quiere pueden ser NO o abstención a todas las proposiciones del parlamento. Un escaño vacío es un NO a todas las opciones políticas que concurren a elecciones

    Realizar medidas de este tipo incentivaría a los españoles a votar o incluso a lo que tu dices un 99% de abstención y la imposibilidad de configurar un parlamento o un equipo de gobierno, que tendría como consecuencia la convocatoria de nuevas elecciones y quizás el surgimiento de nuevos partidos más acordes con la realidad nacional. mi pregunta es: ¿tenemos miedo de que la sociedad responda contundentemente a nuestra ociosa y apocopada clase política?¿tenemos miedo de una sociedad informada, políticamente culta y participativa?¿queremos seguir disfrutando de nuestro sistema proporcional (que sólo beneficia a los grandes partidos y a los partidos nacionalistas)?

    Por último tenemos una educación universalizada, todos los ciudadanos de este país tienen el derecho y el deber de estudiar hasta los 16 años obligatoriamente. ¿Qué no acudan a las urnas es incultura?o simple desprecio a la política, desinterés, desafección.

    Los tolerantes nos hemos convertido en intolerantes somos demócratas con miedo a que todas las ideas participen, a que las minorías tengan derechos políticos y capacidad de influir en la vida política, en el poder. Somos tolerantes pero no de lo diferente, queremos que todo siga igual porque es lo menos malo de los sistemas conocidos a sabiendas de que nos comportamos como fascistas ante los que juegan en este tablero, estas son las normas y así serán para siempre.

    El voto obligatorio significa eliminar además una opción política que opta por ello el anarquismo, que aun no siendo objeto de mi devoción, no me da miedo y pienso que de todas las opciones se puede aprender y no solo aprender; sino que todas las minorías y mayorías en este país tienen derecho a materializar sus opciones e influir en la vida de su país y de la gente a la que representan.

    Por último felicidades por el blog, sigue así porque es un foro que considero académico sobre esto que llamamos ciencia política

    • kanciller dijo:

      Gracias de nuevo por tu respuesta. Me alegro mucho de que podamos debatir de estos temas. Permíteme que descomponga tus argumentos para tratarlos uno por uno:
      1) Dices que nos hemos acostumbrado a que gobiernen las mayorías, que gobiernan sólo para ciertos grupos. Sin duda, cuando los que deciden los resultados electorales son unos y no otros, es natural que así sea. De ahí todo el debate: los que no tienen nada, los más pobres, no votan y por eso los políticos no hacen políticas para ellos. Después de todo, el voto tiene algo de radicalismo democrático cuando (en teoría, la ley electoral es otro debate) vale lo mismo el voto del más rico y el más pobre. Un voto.
      2) Hablar de costes de nuestros políticos es un argumento un poco demagógico, porque, en comparación con lo que cuestan muchas de las políticas del país (como, por ejemplo, el presupuesto de Asuntos Exteriores), los salarios de los políticos son algo ridículo.
      3) Un escaño vacío es un NO antisistema y es el verdadero harakiri de la democracia representativa. Con un 99% de los escaños vacíos, ¿Que legitimidad tendrían nuestros representantes? ¿Qué impide en ese punto que grupos violentos o el militarote de turno intervenga?
      4) Por más que nos hayamos desviado del tema, la participación en España está sobre la media de los otros países (alrededor del 65%-70%) del entorno. Sólo por puntualizarlo.
      5) La financiación de los partidos tiene diversas fuentes (votos, representantes, formar grupo…) Pierden dinero en escaños, pero es un coste muy bajo. De hecho, esto incrementaría la participación privada en su financiación y, probablemente, su mayor vinculación a “grupos” que antes has comentado.
      6) ¿Clase política ociosa y apocopada? Curiosa ingratitud. Cuando el país va bien, es un logro de todos. Cuando va mal, la clase política es ociosa y corrupta. Aún diré más; visto como ha mejorado nuestro país durante los últimos años de democracia (con innegables defectos), me quedo con esta “clase” política.
      7) Nadie tiene miedo de la sociedad culta, aunque, insisto, lo del sistema electoral es otro tema diferente. De hecho, nuestro sistema proporcional es el “más mayoritario” de cuantos hay, beneficiando a los grandes partidos y a los que tienen apoyos geográficamente concentrados (nacionalistas)
      8) Hablas de minorías y miedo al cambio. Creo que hay que distinguir entre el sistema y las reglas del sistema (aquí creo que está la clave). El sistema democrático liberal representativo nos ha garantiza a efectos prácticos (no teóricos, como otros) libertades y derechos más amplios que nunca antes. Ahora bien, las reglas del sistema las podemos discutir y cambiar: ¿Un sistema más proporcional, en que las minorías tengan mayor peso, como en Países Bajos? ¿Mayoritario con políticos cercanos a la población, como en Reino Unido? Todo se puede hablar…
      9) Todo el mundo tiene derecho a materializar sus opciones, como dices, lo que termina llevando a la pregunta inicial: ¿Debería ser el voto obligatorio? Un anarquista podría votar nulo, si de eso se trata. Es más, si aplicáramos tu propuesta, asignar la abstención a escaños vacíos es jugar a favor de los descontentos (La abstención no tiene un sólo significado, también puede ser conformidad con el sistema). Si fijas una papeleta en que haya la opción “escaño vacío”, te aseguro desde ya que aunque apliquemos tu propuesta no habría más de tres o cuatro.

      Gracias por seguir el blog y por aportar nuevas ideas al debate.

  4. Samuel dijo:

    me gusta esta discusión…

    Se gobierna España, circunscrita bajo principios de soberanía en territorio delimitado. Aunque no voten, se gobiernan hasta los patos. Tienen que ejercer un gobierno y no favorecer los dictados de ciertos sectores (aquí hay un debate). No es el voto del más pobre o del más rico, es que depende del cálculo ofrecer medidas para tener una mayoría, sin importar el conjunto, son niveles más relacionados en lo “socioeconómicopolítico” diría yo (de vez en cuando me invento palabras); jubilados, autónomos con distinta capacidad “productiva”, propietarios, acontecimientos territoriales … a la clase política le interesa en interés.

    su sueldo mejor dejarlo, creo con respecto al resto. A cerca de ocurriera ese gran desastre del 99% cosa que valoremosla realmente no ocurriría o al menos no podemos estimarlo probable, pero…seguiría el gobierno anterior y se convocarían elecciones hasta que fuera posible, necesitamos un gobierno. Los militares en sus cuarteles están bien, y los grupos violentos, los grupos violentos no pueden concurrir a las urnas, eso ya esta estipulado, una persona relacionada con la violencia no puede recibir fondos públicos para su violencia,no.

    La aportación privada que mencionas para financiar partidos pienso que no tiene tanta relación con el voto (si son medios de comunicación puede intentar hundirte matemáticamente), las empresas no votan.

    Que los más desprotegidos estén también más desprotegidos puede ser porque los que gobiernan o tienen opción a gobernar no les sacan interés, recuerdo que hay que gobernar para todos, si quieres que los pobres voten dales una casa y un trabajo, dales la posibilidad de vivir. Y la cosa conforme esta no va a ser mejor, la obligatoriedad del voto es como la obligatoriedad de la mili, es como una minoría de edad.

    Creo que el país ha trabajado mucho, la política ha participado pero la realidad que vivimos la debemos a un gran esfuerzo de una sociedad que se dejó la vida (como nosotros la conocemos) trabajando. La esfera política esta acostumbrada a estar siempre ahí (gracias al cielo). Se ha convertido en una clase sin miedo que con poco consigue mucho. Entrar y con el tiempo y la maña ejercerás poder. Los partidos que son los que ejercen poder no se plantean en absoluto modificar esto, porque ya lo conocen, creen que pueden llegar a ganar, no les interesa la competencia.

    un saludo

    • kanciller dijo:

      Hola y gracias de nuevo por los comentarios. Creo que nos alejamos un poco del tema hacia una reflexión más global, pero igualmente son bienvenidos. Sobre lo que dices:
      a) Claro, a los partidos sólo les interesa su interés, a saber, ganar elecciones con arreglo a ciertos principios o valores que los diferencian de otros y que garantiza el apoyo de ciertas bases sociales. El problema es que si hay sectores que no cuentan, ningún partido los quiere “cazar”. Un ejemplo ¿Por qué hay tan pocas y deficientes políticas juveniles en España? No es misterioso que la mayor tasa de abstención esté entre la población de 18 a 25 años…
      b) Evidentemente, el 99% es exagerado. Pero sigo sin verle la utilidad. Se pueden nombrar ministros no parlamentarios. A un gobierno nunca la falta gente para formar equipos, entendiendo que casi toda su estructura (subsecretarios, directores generales…) no son parlamentarios.
      c) No seamos ingenuos. Las empresas no votan, pero pagan los carteles electorales, las promesas de campaña… Los partidos se endeudan enormemente en las campañas electorales y eso lo tiene que pagar alguien. Legal o ilegalmente, pública o privadamente.
      d) Precisamente el derecho a voto es un pez que se muerde la cola. Como no hacen políticas a su favor (de vivienda o x) no votan, y como no votan, no hacen políticas a su favor. El voto obligatorio rompe ese círculo.
      e) Todo el mundo ha trabajado mucho, pero la gestión de ese trabajo depende mucho de la política. No creo que los españoles fueran menos trabajadores con Franco que con la democracia, pero nuestra prosperidad los últimos años ha sido incomprablemente mayor. ¿No significa eso que la política tiene algo que ver?
      f) La política es muy complicada, más de lo que parece. Y no hablo solo de las luchas de poder dentro y entre partidos, es que la propia gestión del Estado no es tarea fácil. Pensar que ser político no implica gran sacrificio es no conocer la de inquina personal que acumulan los concejales en sus pueblos, el que a los ministros les ponen escoltas de por vida por ser objetivos terroristas, la pérdida de vida afectiva y familiar que implica la tarea o el que te tengan en el cadalso cada día en los medios contrarios llegando al exceso de la descalificación personal de por vida. No, no creo que sea fácil…

      Un saludo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s